La obediencia de los pastores

Categories: Devocionales

Leer | Lucas 2.8-20

Lucas 2:8-20

Los ángeles y los pastores

8 Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.

9 Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.

10 Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo:

11 que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.

12 Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.

13 Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:

14 !!Gloria a Dios en las alturas,
Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres! m

15 Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado.

16 Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

17 Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño.

18 Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían.

19 Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.

20 Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho.

 

Puesto que el nacimiento del Salvador era la noticia más importante de todos los tiempos, ¿no debía Dios haberla anunciado a personas importantes, como reyes y nobles? Él envió a su ángel a dar el anuncio a unos humildes pastores. Estos estaban absolutamente maravillados por la noticia de que el largamente esperado Mesías había llegado. Y aunque el mensaje de los pastores probablemente parecería extraño a los demás, ellos querían que todo el mundo lo escuchara.

Nosotros debemos ser audaces como esos pastores, y llevar el evangelio a las personas que no lo conocen. Aunque haya momentos en que sintamos que no tenemos muchos conocimientos, debemos recordar que sabemos más de lo que sabían los pastores. Ellos tuvieron aquella experiencia con los ángeles, pero nosotros tenemos la Palabra de Dios escrita a nuestro alcance en cualquier momento que deseemos abrirla. No permita que el temor al rechazo y la vergüenza le impidan comunicar el único mensaje que puede cambiar el destino eterno de una persona.

Probablemente usted no recibirá un mensaje anunciado por un ángel, pero por medio de la Biblia o de un “susurro” inaudible, Dios sigue hablando a quienes le escuchan con humildad y le responden.

Los pastores fueron inmediatamente a encontrarse con el Mesías recién nacido, sin negarse a abandonar a sus ovejas. ¿Es usted rápido para obedecer las instrucciones de Dios? Por dudar, podría dejar pasar grandes oportunidades. La obediencia pronta es la clave para experimentar los planes que el Señor tiene para usted.

 

Leave a Reply